Recurrir multa perro PPP

¿Te han multado por tu perro? Pues debes saber que tienes opciones a la hora de recurrir una multa por perro potencialmente peligroso. En España, sacar a caminar a tu perro, al de un amigo o un familiar que se considere un “Perro Potencialmente Peligroso” sin tener la licencia, te puede salir muy caro. Si te atrapa un agente de la autoridad, la multa que te puede caer varía entre 2.400 y 15.000 euros.

Desde 1999, la ley que regula la tenencia de ciertas razas de perros es la conocida Ley 50/1999 o Ley P.P.P.

Para algunas personas el término “potencialmente peligroso” y la eficacia de esta ley en sí es muy discutible pues afirman que ningún perro nace siendo peligroso sino que son influenciados al crecer. Si bien es cierto que una mordida de estos perros puede ser muy dañina también puede serlo la de cualquier raza. Si los perros son agresivos cuando se encuentran en ciertas situaciones, ¿por qué generar tanta distinción?

Contar con una licencia es obligatorio por persona, no por perro. Es decir, si no la tienes no saques a pasear un perro de razas como Pit bull Terrier, Rottweiler, Dóberman y Dogos porque el riesgo de recibir una de estas costosas multas es elevado.

Si te sucedió, siempre existe la opción de recurrir la multa. Aquí te explicamos que debes hacer para llevar a cabo el proceso.

Las multas por pasear sueltos a perros potencialmente peligrosos y cómo recurrir

Las razas consideradas como PPP se mencionan en el Real Decreto 287/2002 y son:

  • Pit Bull Terrier.
  • Staffordshire Bull Terrier.
  • American Staffodshire Terrier.
  • Rottweiler.
  • Dogo Argentino.
  • Fila Brasileiro.
  • tosa Inu.
  • Akita Inu.

Aunque estas 8 razas son las que recoge el decreto real, según la Comunidad Autónoma donde estés las razas consideradas “potencialmente peligrosas” pueden variar. Lo mejor es siempre preguntar en tu Ayuntamiento, para no pasar luego un mal momento.

Por otra parte, aunque la raza de un perro no sea de la lista anterior también puede considerarse PPP si cumple ciertas características físicas, como:

  • Musculatura fuerte y robusta. Atlético y alta resistencia
  • De fuerte carácter
  • Que pese más de 20 Kg y sea de pelo corto
  • Perímetro torácico (ancho) entre 60 y 80 cm.
  • Cabeza voluminosa o robusta, con cráneo ancho y mandíbulas grandes.
  • Cuello musculoso y corto.
tres perros rottweiler descansando
Perros conocidos como potencialmente peligrosos

¿Cómo recurrir una multa por pasear un P.P.P?

Si te han puesto una multa y consideras que no es correcta, pues recurrir. Para ello, deberás formular un escrito donde alegues los motivos por los que la denuncia aplicada es un error y consideres que deba ser anulada. Puedes presentar todas las pruebas que consideres necesarias que demuestren tu alegación.

Una vez enviado este documento, que debe redactarse usando un lenguaje jurídico e incluyendo ciertos datos como los datos personales y la fecha de la denuncia, solo hace falta esperar respuesta de la Administración.

Multas por P.P.P

De acuerdo a la normativa, las multas se clasifican en leves, graves y muy graves según la severidad de la infracción.

Las multas muy graves pueden oscilar entre los 2.400 euros a los 15.000 euros. Se considera muy grave pasear un “perro potencialmente peligroso” sin licencia, vender o traspasar un can sin licencia e incluso abandonarlo en un lugar público.

Los comportamientos que conllevan a acciones graves se castigan con multas en el rango de los 300 a los 2.400 euros. Pueden ser: pasear el can considerado peligroso sin correa o sin bozal y llevar más de un PPP por persona.

Por último, las multas leves varían entre los 150 y los 300 euros. Incluyen acciones como pasear el PPP en lugares prohibidos, no llevar la tarjeta de registro o dejarlo beber directamente de una fuente pública.

¿Debe llevar un perro el chip identificador?

El uso de un microchip es obligatorio en los perros clasificados como potencialmente peligrosos. Para poder pasear y controlar a uno de estos animales en espacios públicos el propietario debe tener a su perro identificado con el microchip, que lo implanta un veterinario.

Para que no te multen, al salir con tu PPP debes recordar también llevarlo siempre con un bozal homologado y atado con una correa de una longitud no superior a los 2 metros. A estos perros no podrás soltarlos o dejar sin supervisión en lugares públicos, únicamente en tu domicilio y luego de comprobar que las vallas sean de una altura que no pueda saltar.

Más sobre la lley 50/1999, también conocida comúnmente como la ley de los P.P.P.

La Ley de los P.P.P es conocida por muchos y tiene ciertos aspectos que llaman la atención, como la fecha de su publicación. Se publicó en el BOE el 24 de diciembre de 1999 y entró en vigencia el día siguiente, el 25 de diciembre. Qué gran regalo de Navidad para los propietarios de estos perros, ¿no?

Por otra parte, fue con la promulgación de esta ley que se obligó a todos los dueños de fauna salvaje (tigres, osos, monos, etc.) y perros potencialmente peligrosos a sacarse una licencia administrativa para poderlos tener, pasear, ceder e incluso llevar al veterinario.

Otro punto interesante es la elevada suma que se puede pagar por recibir una de estas multas que pueden llegar a los 15.000 euros para las acciones consideras como muy graves.